Paro de trenes: el Gobierno amenaza con una multa millonaria al gremio de La Fraternidad

Nacionales - Política 09 de noviembre de 2022 Por Bruno Maximiliano
El sindicato que lidera Omar Maturano desconoció la conciliación obligatoria durante 13 horas y está expuesto a una sanción económica; el dirigente construye una alianza de transportistas opositora a los Moyano.
paro-de-trenes-linea-roca-1
Paro de trenes: el Gobierno amenaza con una multa millonaria al gremio de La Fraternidad

Omar Maturano es el jefe del sindicato de La Fraternidad desde 1992. Se trata del histórico gremio que reúne a los maquinistas de tren y que desconoció hoy la conciliación obligatoria que dispuso el Ministerio de Trabajo ante el reclamo de un bono de $50.000 para los jubilados y pensionados del sector y una rebaja en el impacto del impuesto a las ganancias en los salarios. Recién aceptó la medida a las 13.30, después de más de medio día sin el servicio de trenes a los pasajeros.

Enfrentado al kirchnerismo y crítico de la conducción actual de la CGT, Maturano avanzó con su plan de lucha a pesar de la reunión que había tenido el viernes a la noche con el ministro de Economía, Sergio Massa, para intentar explorar un acuerdo. Se expone así a una sanción económica para su gremio y también a la posibilidad de que le quiten la personería gremial. “Las infracciones que pueden aplicarse llegan con multa del cincuenta por ciento (50%) al dos mil por ciento (2000%) del valor mensual del Salario Mínimo, Vital y Móvil vigente al momento de la constatación de la infracción, por cada trabajador afectado”, informó el Ministerio de Trabajo, a cargo de Raquel Kelly Olmos. El salario mínimo es hoy de $57.900 y está próximo a tener un nuevo ajuste, acordado por las centrales obreras, las cámaras empresarias y el Estado. No modificaría la posible sanción el hecho de que se haya levantado la huelga después del mediodía.

Desde la cartera laboral informaron a LA NACION que hubo inspectores labrando actas para certificar en el lugar el incumplimiento de las tareas. Eso habilita a generar inicialmente multas. Una sutil amenaza.

En su cruzada, Maturano recibió la adhesión de la seccional Oeste de la Unión Ferroviaria, que encabeza Rubén Sobrero, alineado con el sindicalismo de izquierda. Pero la pulseada del jefe de La Fraternidad se enmarca en un reclamo más global que empuja un grupo de gremios del transporte desde la Unión General de Asociaciones de Trabajadores del Transporte (Ugatt), un sello que no tiene personería y que juega de contrapeso de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (Catt), cuyo número uno es el ferroviario Sergio Sasia, un aliado de los Moyano.

El Ministerio de Trabajo les informó anoche de la conciliación obligatoria a cada uno de los gremios ya que la Ugatt no tiene personería gremial. Los sindicatos notificados fueron 21, según fuentes oficiales. Entre ellos, además de La Fraternidad, están el de los colectiveros de la UTA, conductores de taxis, portuarios y la seccional de Camioneros de Santa Fe, opositora a los Moyano. Todos acataron la conciliación salvo La Fraternidad.

Desde mayo de este año que Maturano viene impulsando un paro de la CGT o solo de transportistas. Además del reclamo por el bono para jubilados y una mejora en Ganancias, el jefe de La Fraternidad es un crítico desde la hora cero por la escalada inflacionaria. En mayo advirtió, en radio Zónica +: “La CGT está haciendo un esfuerzo terrible para sostener la democracia, para sostener y bancar al Presidente. Estamos cerca de un nuevo 2001. Cuando hay hambre y no hay trabajo, la gente va a salir a la calle y nosotros no la vamos a poder contener. Si no hay paro de la CGT, habrá paro de los gremios del transporte”. Seis meses después, aunque sin la adhesión de otros gremios, llevó a la práctica su amenaza retórica.

Fuente: La Nacion

Te puede interesar