Juicio a Cristina: el abogado de Lázaro Báez también pidió anular como prueba los mensajes de José López

Nacionales - Política 11 de octubre de 2022 Por Bruno Maximiliano
Trató de explicarlos, pero no dijo nada el plan "limpiar todo". El abogado de López había dicho que "usaron como prueba de cargo algo que no era parte de esta causa" y que eso "vulnera su derecho a la defensa".
Sin título

“Los mensajes de Julio Mendoza son reclamos por la deuda que el Estado tenía y aún tiene con Lázaro Báez. Esos mensajes son posteriores a los reclamos formales de los certificados”, dijo este martes el abogado Juan Villanueva, defensor del contratista K, en el tramo final de su alegato, para tratar de explicar los intercambios supuestamente comprometedores que quedaron registrados en el celular de José López y fueron presentados por la fiscalía como prueba de la presunta connivencia entre el gobierno y las autoridades de Austral Construcciones.

En la última audiencia de alegatos donde la defensa insistió con la inocencia de Lázaro Báez, se analizaron los mensajes del celular de José López que había expuesto la fiscalía. El abogado sostuvo que no pueden ser utilizadas como prueba en contra del empresario y por ese motivo pidió la nulidad de su utilización por parte del Tribunal a la hora de analizar las acusaciones y el pedido de doce años de cárcel que pesan sobre el dueño del Grupo Austral.

El celular del ex funcionario kirchnerista representa para el Ministerio Público Fiscal, “la cercanía entre el contratista amigo y socio de los ex presidentes y los responsables que tenían a su cargo la obra pública que le otorgaban”. Los acusadores ante el TOF 2 en el juicio por la obra pública vial de Santa Cruz utilizaron otra definición: un canal exclusivo de pagos. Entre ellos, se reclamaba por Whatsapp que se cancelen sumas millonarias, y así se hacía.

Frente a eso Juan Villanueva acusó acusó a los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola de “comportarse por fuera de la ley con el uso de ese informe del celular de José López, violando todas las garantías y buscando impacto mediático”. La fiscalía "nunca quiso buscar la verdad", reiteró. Y exigió que el Tribunal anule esos chats como pruebas.

Después de esa introducción el defensor de Báez se refirió a los mensajes de Julio Mendoza, presidente de Austral Construcciones, enviados a José López reclamando el pago de certificaciones de obra. “No había nada de anormal en que busque esta vía de reclamo porque ya lo habían hecho de manera formal, reclamaba el dinero por rutas construidas, por certificados corroborados”, evaluó.

Esas comunicaciones exponían un pedido de Mendoza sobre un conjunto de certificaciones de obras y un planteo sobre una reunión que López iba a mantener con Cristina Kirchner en la quinta de Olivos: "Hacé fuerza por el negro", en referencia a Lázaro Báez.

Sin decir una sola palabra respecto de las conversaciones sobre el plan "limpiar todo" -la supuesta coordinación para abandonar las obras cuando Cristina Kirchner dejó el gobierno- Villanueva consideró denunció que los chats son “prueba incorporada de forma extemporánea al debate oral".

"Compañero López"

En esta instancia, el abogado se refirió a la comunicación de Lázaro Báez con el ex funcionarios kirchnerista.

"Compañero López", le escribió Lázaro Báez al entonces secretario de Obras Públicas, el mismo que debía liberar las certificaciones que le garantizaban ingresos millonarios.

Al respecto, el abogado de Báez le restó valor a la comunicación y dijo “el fiscal vive en Argentina como todos nosotros, qué tiene de raro que un peronista le diga a otro peronistas “compañero”, si los peronistas le dicen compañero hasta a los perros”.

En esa misma comunicación-había expuesto el fiscal Luciani- aparece un mensaje enviado por Matías -que era el asistente de José López- al secretario de Obras Públicas en el que habla de una reunión entre Báez y la ex presidenta a quienes llama "el Jefe" y "la Jefa". El motivo del encuentro era que la Presidenta le destrabe plata a Báez.

"Me dijo j mendoza (el presidente de Austral) que le avise que su jefe (Lázaro Báez) hoy se junta con la Jefa (Cristina Kirchner) y le va a reclamar la cancelación de unos certificados".

Los mensajes siguientes fueron expeditivos: López le dice a su secretario. “Llamá a Mendoza y preguntale cuáles son los certificados que faltan pagar y hacé que lo paguen”.

Este sistema que revelan los mensajes del celular de José López también se había usado en agosto de 2015. Desde Vialidad Nacional se le informó al ex secretario de Obras Públicas los siguiente: “José pagado a ACSA (Austral Construcciones) 5,5 y a BIANCA (Adelmo Biancalani, también de Báez) 19,5 en la pxma semana hay previsto pagarles aprox 35”. Sobre estos mensajes, la defensa no dijo nada.

Otro de los mensajes escritos por Lázaro Báez a López solicitaba que lo llame. El abogado dijo “pretende la fiscalía probar una asociación criminal, fantasiosa de más de una década, una prueba sobre un llamado, o porque son peronistas y se dicen compañeros”.

El "plan limpiar todo Ok"

El fiscal Diego Luciani durante uno de los tramos de su alegato expuso una serie de comunicaciones entre José López, Julio Mendoza (presidente de Austral Construcciones) y Báez. Entre esos mensajes, el fiscal se refirió a reuniones “con la señora” -en clara referencia a Cristina Kirchner- y un plan para poner en marcha antes de que ella dejara la Casa Rosada en diciembre de 2015. Fue un “planificado programa denominado 'limpiar todo'”.

Sobre esos mensajes la defensa no hizo ninguna mención e insistió en la nulidad de la prueba.

Para la fiscalía, lo que debía implementarse “era el plan de sacar a las empresas de Báez” y garantizarse “el cobro de las certificaciones pero dejar de operar”, dijo el fiscal. En función de ese programa, José López le pidió que el lunes a primera hora Mendoza le mandara la “nómina del personal, quincenal, liquidación final y fondo de desempleo”.

El presidente de Austral Construcciones le respondió, con total familiaridad, lo siguiente: “¿Qué sos, el auditor?”. La explicación brindada por el entonces secretario de Obras Públicas fue “más sorprenden aún”, dijo Luciani: “Lunes para que la señora NVA y tome decisiones”. Para el fiscal “puede ser en realidad 'para que la señora vea y tome decisiones', lo que muestra la connivencia de todos ellos”.

El siguiente mensaje era una orden de José López: “esto es hasta el 15 de enero”. La respuesta de Mendoza fue inmediata, porque no decodificaba lo que el funcionario le estaba ordenando: “no entiendo” le dijo. Allí, el ex secretario de Obras Públicas dio más precisiones sobre el plan puesto en marcha mientras Cristina Kirchner comenzaba a despedirse de la Casa Rosada, y le dijo: “Limpiar todo. Ok”. Y agregó “no dejar sensación nunca más de retomar las obras”.

Pedido de nulidad

Al reclamar que los mensajes no se tengan en cuenta, Villanueva planteó: "La fiscalía dijo que durante meses analizaron los mensajes y nunca lo trajeron al debate porque buscaron sorprender a las defensas con esa prueba en los alegatos”.

El abogado cuestionó entonces que "se utilizó prueba que era de otra causa y era un informe pericial del cual no participamos y que ya había tomado estado público”, y agregó que "no pudimos ejercer el control de la prueba; la fiscalía eligió voluntariamente no usarla antes para impedir que podamos defendernos de la misma”.

“Por esto solicitamos una nulidad de la utilización de esta prueba”, concluyó Villanueva, y asemejó su pedido al que ya había presentado “la defensoría oficial de José López”.

Los curiosos argumentos de José López

El celular de José López contenía 56.000 mensajes, 4.628 contactos, 39.994 archivos enviados y 20.000 imágenes. Durante los alegatos de la fiscalía en el juicio a Cristina Kirchner por corrupción en la obra pública vial de Santa Cruz, se expusieron comunicaciones sobre los últimos meses de funcionamiento de Austral Construcciones, propiedad de Lázaro Báez. Uno de esos mensajes ordenaba al presidente de la empresa "limpiar todo" cuando había varios contratos sin concluir y 3.000 trabajadores reclamando por sus sueldos. Pero esta semana, la defensa del ex secretario de Obras Públicas negó todo, en algunos casos con una interpretación contraria a la atribuida a los mensajes.

Un celular Iphone y el análisis de miles de mensajes de texto, expusieron una “marcada connivencia entre los funcionarios, entre ellos Cristina Kirchner y Lázaro Báez”, dijo el fiscal Diego Luciani cuando expuso una serie de comunicaciones entre José López, Julio Mendoza (presidente de Austral Construcciones) y Báez.

El fiscal se refirió a reuniones “con la señora” -en referencia a Cristina Kirchner- y un plan para poner en marcha antes de que ella dejara la Casa Rosada en diciembre de 2015. Fue un “planificado programa denominado 'limpiar todo'”, reveló.

Pero esta semana, lo primero que dijo Santiago Finn, defensor oficial de José López, es que la privacidad del ex funcionario "fue pisoteada, usaron como prueba de cargo algo que no era parte de esta causa". 

En este sentido señaló que la información del celular "no era pública, era confidencial. Se incorporó tardíamente a este juicio y vulneró el derecho a defensa y quebró la privacidad de López".

Fue así que comenzó a explicar el contenido de los mensajes expuestos, en algunas ocasiones con interpretaciones contraria a la que le atribuyeron los fiscales. 

"Con quienes más hablaba López era con los subsecretarios de su estructura, y entre sus contactos no tenía agendados a los funcionarios clave, entonces ¿cómo manejaba la maniobra que le atribuyen?", preguntó el defensor.

Al explicar las comunicaciones que se desprenden del análisis del dispositivo celular, Finn dijo que sólo expone que José López "era muy trabajador, hablaba en esos mensajes de resolver problemas, no de amañar contratos ni de direccionar mensajes".

El plan "limpiar todo"

Para presentar el supuesto plan "limpiar todo", la fiscalía había contado que López armó una reunión de urgencia con Julio Mendoza, presidente Austral, en hotel del centro porteño.

Al día siguiente de esa reunión, José López le envió un mensaje al celular del secretario privado de Cristina para reunirse en Olivos. Cuando le confirman que esa reunión iba a ser a las 11.30, José López “le manda un mensaje a Julio Mendoza, quien le pide que haga fuerza “al Negro””, como apodaban a Báez.

El encuentro en Olivos concluyó y Mendoza le preguntó a José López “qué novedades hay, supe que ya saliste de la reunión”. Para el fiscal “era evidente que esa reunión con Cristina Kirchner tenía que ver con Lázaro Báez y la situación de Austral”.

El intercambio por WhatsApp continuó: “Tenés que estar en Río Gallegos el lunes antes del mediodía, si no se implementa el lunes luego es tarde”, dijo el mensaje de José López a Mendoza después de la reunión en la Quinta de Olivos.

En función de ese programa, José López le pidió que el lunes a primera hora Mendoza le mandara la “nómina del personal, quincenal, liquidación final y fondo de desempleo”.

El presidente de Austral Construcciones le respondió, con total familiaridad, lo siguiente: “¿Qué sos, el auditor?” La explicación brindada por el entonces secretario de Obras Públicas fue: “Lunes para que la señora NVA y tome decisiones”. Para el fiscal “puede ser en realidad 'para que la señora vea y tome decisiones', lo que muestra la connivencia de todos ellos”.

El siguiente mensaje era una orden de José López: “esto es hasta el 15 de enero”. La respuesta de Mendoza fue inmediata, porque no decodificaba lo que el funcionario le estaba ordenando: “no entiendo” le dijo. Allí, el ex secretario de Obras Públicas dio más precisiones sobre el plan puesto en marcha mientras Cristina Kirchner comenzaba a despedirse de la Casa Rosada, y le dijo: “Limpiar todo. Ok”. Y agregó “no dejar sensación nunca más de retomar las obras”.

Para tratar de explicar esos intercambios, lo primero que dijo la defensa fue: “¿Qué es cobremos, rajemos y dejemos todo limpio?, hay una simplificación burda. Cómo se limpian kilómetros de obras viales, de qué tendrían que huir. Usamos en sentido literal expresiones de un mensaje de texto”.

Ante esto que la fiscalía denominó el "plan limpiar todo" para referirse al cierre de Austral Construcciones y el abandono de 24 obras, el defensor oficial dijo lo siguiente: “Las conversaciones entre López y Mendoza son iguales que con otros. No perjudican a nadie ni son un privilegio para Austral Construcciones”.

Sobre la expresión "limpiar todo" dijo que no iba en el sentido que le atribuyó el fiscal Luciani. “Hay que tratar de interpretar conversaciones. Fin de año Santa Cruz, conflictividad social, atraso en pagos, operarios con protestas. Era la necesidad de que los operarios cobren no para enriquecer a la empresa sino reducir el foco de conflicto".

El mensaje de López, continuó el defensor, "es no dar sensación de fuga, que no se piense que no seguirán las obras, que no parezca que no van a retomar las obras”. "De la conversación surge que había interés de retomar las obras el 15 de enero, no de abandonarlas como dijo la fiscalía".

"Lo que se quería era limpiar, eliminar los conflictos de la calle, que los operarios abandonen la protesta y no corten la ruta", fue la interpretación que el defensor buscó darle al mensaje de José López. 

¿Qué había escrito Julio Mendoza a López después del mensaje "limpiar todo Ok"?: "El lunes limpiamos todo”, escribió. Y José López cerró la charla con otra precisión: “Que no hay que dar sensación de fuga” en las obras.


El presidente de la constructora de Báez enumeró entonces que “el plan es Neutralización, despido, pago, después acomodamos, lo que quieran”. Esto “es exactamente lo que pasó”, dijo el fiscal Luciani. “Se siguió el plan, es indignante señores jueces”.

El defensor del ex funcionario desmintió esa lectura: "No hubo plan, hubo conversaciones para resolver un conflicto, y fueron charlas de gestión política, un acto lícito", dijo.

El mensaje de Lázaro Báez

En ese universo de 26.000 mensajes registrados en el celular de López, se mostraron más intercambios. Uno elocuente decía “Atendeme José, es para coordinar lo que dijo la Señora”, pero en esa ocasión el que escribió fue Lázaro Báez.

Sobre esa comunicación, la defensa oficial del ex funcionario no hizo ninguna referencia.

Los mensajes que involucran a Máximo

En otros mensajes el entonces secretario de Obras Públicas se comunicaba con el amigo de Máximo Kirchner y diputado provincial, Matías Bezi, preguntándole si “había hablado con Maxi y si había decidido cuál sería la ubicación de las 100 cuadras”.

Se trataba de la última obra, la licitación 51 que el gobierno nacional le iba a dar a Lázaro Báez. La respuesta fue: “Sí, algo definimos” y contó que se iba a reunir Roberto. La fiscalía indicó que se refería a Roberto Gómez, arquitecto de Austral Construcciones y responsable de diseñar la obra de 100 cuadras de pavimento.

Sobre este intercambio, la defensoría oficial indicó: “José López hablaba mucho de trabajo y obra pública, no de obra vial. Había un arquitecto que trabajó en el mausoleo. Lógicamente López no se acuerda de esta conversación. Está claro que a partir de la primera conversación no tiene otras, sino recién un año después”.

Lo cierto es que un mes después, volvió a escribirle a Matías Bezi contándole detalles de la obra que se había demorado "por no haber incluido los pluviales". El amigo de Máximo Kirchner le pide que todo quede incluido.

"José López hizo un pedido de información sobre la obra, no injerencia como le atribuyen, preguntaba cómo iba la obra", señaló el defensor.

Fuente: Clarin

Te puede interesar