LA INMADUREZ DEL GOBIERNO NACIONAL

Locales - Política 16 de marzo de 2022 Por Periodista 01
Columna de opinión por el Lic. Matias Rivera

  Han transcurrido más de dos años de gestión del Frente de Todos en la conducción del gobierno nacional. Un gobierno que podemos describir, para ser más precisos, con rasgos y atributos personales, más que institucionales. Sobre todo si nos enfocamos en el análisis de su conducta (es decir la conducta de sus funcionarios y funcionarias). Entonces podríamos afirmar, con cierta elocuencia, que el gobierno nacional tiene una INMADUREZ GUBERNAMENTAL, pocas veces antes vista.

En este caso, alguien inmaduro proyecta un mundo irreal para inflar su ego; teniendo como consecuencia expectativas que no se ajustan a la realidad. Para explicar un poco esta descripción, se trata de una inmadurez de tipo gubernamental, que no tiene que ver con la edad cronológica. Pero, para ser más descriptivos, podemos mencionar *10 (diez) rasgos, que representan esa inmadurez y que, probablemente, nos llevará a confirmar esta premisa.

En primer lugar, un rasgo recurrente por parte del gobierno ha sido: externalizar los problemas internos, sin medir ningún tipo de consecuencias. Podemos referirnos a las manifestaciones de la Vicepresidenta, la renuncia a la presidencia del bloque de diputados de Máximo, las filtraciones de audios o, explícitamente, a las declaraciones de funcionarios de uno u otro bando de la grieta que existe hacia dentro del mismo gobierno. 

Un segundo rasgo de inmadurez gubernamental, tiene que ver con: trasladar la responsabilidad y las culpas a los demás, sin hacerse cargo de nada. Si no fue la pandemia, fue Macri. Si no es el FMI, es la oposición, o los ahorristas, o los poderes concentrados. Como si este gobierno hubiese aterrizado desde otro planeta, alienado de toda responsabilidad histórica, aunque no resistan ningún tipo de archivo. 

En tercer lugar, una conducta habitual en el gobierno es: la victimización permanentemente, como la foto en blanco y negro de Milagro Sala, la guitarra abandonada de Boudou, o el reciente video de Cristina, curiosamente editado a la brevedad, sobre la repudiable apedreada a su despacho. Porque según sostienen en sus relatos, absolutamente, todos conspiran contra este modelo de gobierno; los poderosos grupos empresariales, los norteamericanos, la derecha, el campo, los medios de comunicación hegemónicos, la justicia, el lawfare, la oposición, Residente en la BZRP #49.

Por otro lado, una conducta de inmadurez explicita es: reaccionar de manera impulsiva, como los berrinches de Máximo, o cuando sostiene el presindente que 'los mexicanos salieron de los indios, los brasileros de la selva y los argentinos, de los barcos que provenían de una sociedad civilizada como la europea'. Se hace evidente el impulso, a través de furcios, y contradicciones discursivas pero, sobre todo, con actitudes muy poco racionales y muy alejadas de la reflexión política, aunque dedicarle tiempo a la organización del cumpleaños de Fabiola, no parece haber sido nada espontáneo.

Un quinto aspecto, tiene que ver con: carecer de un plan a largo plazo, que se manifiesta con una improvisación constante en cualquier aspecto del gobierno nacional. Si bien, ningún gobierno tuvo la previsibilidad de la pandemia COVID-19, el gobierno nacional tuvo una pésima administración, con una de las cuarentenas más largas del mundo. De la misma forma, la incapacidad de respuestas frente a las emergencias, como en el caso de los incendios forestales en Corrientes. Porque, seguramente, el reciente intento de creación de la Subsecretaría de la Unidad de Resiliencia Argentina, hubiese sido el resorte institucional para aplicar la receta de una política de Estado a largo plazo.

En  sexto lugar, una actitud, que se corresponde con la inmadurez, está basada en: no aceptar ningún tipo de críticas, porque, textualmente, sostiene el presidente de la Nación que: No se deja aturdir por las criticas maliciosas de los poderes concentrados, ante cualquier cuestionamiento, tal como en el caso del Olivos Gate, el Vacunatorio Vip, La inflación, los conflictos internos en el FdT, entre otros.  

En tanto que, un séptimo rasgo tiene que ver con: profundizar el egoísmo y el narcisismo, como un recurso que caracteriza la inmadurez del gobierno nacional. Concretamente, en la retórica del Frente de Todos, en el peronismo está la única oportunidad que tiene Argentina de progresar. Hasta el presidente viajó a Barbados para buscar resolver sus conflictos, o los discursos de los operadores mediáticos del gobierno que no dudaron en comunicar que Alberto Fernández podría ser quien logre conciliar las posturas de Ucrania y Rusia, evitando la escalada del conflicto bélico. O el mal uso de la palabra 'Guerra', en un contexto bélico, para referirse al combate frente a la inflación. 

Otro rasgo de inmadurez, quizás, el más polémico y reprochable es: el incumplimiento de normas, justamente, porque las incumplen quienes las establecen. Cuando en plena cuarentena estricta, causó una conmoción política el incumplimiento de las medidas del aislamiento obligatorio por parte de Alberto Fernández al festejarle el cumpleaños a Fabiola. Tal como el escándalo detrás del vacunatorio VIP, que le costó la renuncia del ex ministro de Salud, Ginés González García.

En noveno lugar, una de las conductas que describe por sí sola, la ausencia de madurez, tiene que ver con: los caprichos y la imprudencia, como la actitud política de gobernar para ganar elecciones y no para solucionar los problemas del país. Mas explicito aún, la conducta de La Campora para con el presidente, deslegitimándolo, y volviendo a cometer los mismos errores que experimentaron en la ultima gestión gubernamental que finalizó en diciembre del 2015. La doble jubilación de Cristina, los vuelos sin justificación que cuestan millones al Estado.

Por último, muy propio de la inmadurez, en un gobierno, se explica con la conducta de: tensionar las identidades políticas, sobre todo hacia dentro del mismo espacio del FdT, como las declaraciones del cuervo Larroque, quien manifiesta que 'ya no es posible sostener la unidad ideológica del gobierno'. En esto, tiene plena responsabilidad La Campora, que sostiene ser coherente con su identidad política al votar en contra el acuerdo con el FMI, mientras otro sector mayoritario trataba de evitar que argentina entrara en default. Es un capítulo más de la novela setentista que divide al mundo en dos y posiciona en la otredad, lo perverso, capitalista, norteamericano, cipayo, y entreguist    a, aunque todos fueron funcionarios de Menem en la década del 90, sin protestar de la relación servil para con los postulados del consenso de Whashington. 

Sin embargo, insistimos que la inmadurez no siempre tiene que ver con un aspecto cronológico en la edad, en todas las etapas de la vida alguien puede ser inmaduro. Cuando se alcanza la madurez, ya no actúa como irresponsable y no depende mucho de los otros. Se trata de alguien que no maduro, no por un déficit en la mentalidad, sino simplemente por su conducta. Es por eso que, cuando Gerardo Morales les recomienda un psicólogo, está transparentando ese grado de inmadurez, que deben resolver.

Te puede interesar