"HERMANA SOLTA LA PANZA" LA CAMPAÑA QUE ES VIRAL EN LAS REDES SOCIALES

Mundo 06 de enero de 2022 Por ANDRES ALBERTO VARGAS
Una comunidad “Mujeres que no fueron tapa” instó a sus seguidoras a mostrarse tal cual son y la respuesta fue contundente.
08-11-2021_la_iniciativa_mujeres_que_no-1jpg

La comunidad “Mujeres que no fueron tapa” lanzó una creativa campaña que busca promover cuerpos reales. Se trata de la contraparte de iniciativas tales como “operativo bikini” a partir de las cuales las personas buscan llegar al verano “en forma”.

En esta oportunidad, MQNFT propuso un ida y vuelta con sus seguidoras para darle un nuevo enfoque a la iniciativa. La respuesta fue sorprendente: más de 4.000 mujeres enviaron sus fotografías y se animaron a contar sus experiencias personales.

Las fotografías, junto a sus historias, fueron publicadas en el perfil de Instagram de MQNFT para darle una continuidad a la campaña y así animar a otras mujeres a hacer lo mismo.

“Al principio hacía publicaciones en redes sobre esto de ‘llegar al verano’: cómo son, por ejemplo, las publicidades de bikinis, siempre con mujeres delgadas, blancas pero bronceadas, cómo nos venden trajes de baño que no podríamos usar. Lo diferente fue que, esta vez, convocamos a las mujeres a hackear esa discusión usando las imágenes de sus propios cuerpos”, cuenta a Infobae Lala Pasquinelli, fundadora de una comunidad

“Una de las cosas que más me sorprendieron en los relatos fue esta pedagogía del ‘meté la panza’, que arranca cuando somos muy pequeñas. Muchas mujeres contaron cómo alguien les enseñó a meter la panza, fajarse o taparse, y si no fue una enseñanza directa fue por imitación”

“Mostrar estos cuerpos es empezar a salir de la sensación de deformidad. No es que esos cuerpos no existan, más o menos tapados, esos cuerpos están en la calle. Lo que pasa es que se los invisibiliza porque son los cuerpos inválidos, son el ‘antes’ cuando te quieren vender un tratamiento de belleza. Son el el cuerpo a adelgazar, a modificar, lo que está mal”, dijo Pasquinelli.

ALGUNOS TESTIMONIOS TRAS LAS INSEGURIDADES QUE GENERA ESTO A NIVEL MUNDIAL 
“Suelto la panza y pienso en todas las veces que no dejé que me abracen para que no toquen mi panza caída de costado”.

“Es la primera vez que me doy cuenta, a mis 38 años, que mi panza es normal, que es parecida a la mayoría de las panzas. Increíble cómo nos venden imágenes de cuerpos súper minoritarios como si eso fuese lo normal o lo más común. ¡Qué loco hacer ese clic y qué necesarios estos espacios para hacerlo!”.

Te puede interesar